Razones empíricas de por qué fracasan las empresas con fines de lucro

Razones empíricas de por qué fracasan las empresas con fines de lucro

Se suele decir que 9 de cada 10 empresas fracasan en los primeros 5 años de vida, y que de cada 10 que sobreviven a estos primeros años, el 60% termina cerrando en la próxima década. ¿Pero a qué se debe esto? Si el mercado ‘’avaló’’ su producto y tenía ventas, ¿cuales son las razones por las que puede fracasar después?

Principales causas que genera la quiebra de una organización

Existen varias razones que generan la quiebra o el cierre de una empresa. Podemos ir desde problemas del micro entorno hasta el macro entorno. Todo depende de la realidad de lo que vive cada empresa y del contexto en el que se encuentra. Por eso mismo, te dejamos una serie de motivos por los cuales pueden llevar a la ruina a tu negocio.

1- Falta de diferenciación

¿Qué es lo que hará que el cliente te compre a ti y no a tu competidor? Es decir, ¿que es aquello en lo que te diferencias de otro? Y no, no vale decir que ‘’tienes un producto más barato’’. Una empresa que carece de una ventaja competitiva está destinada al fracaso, y es solo cuestión de tiempo. Nunca tendrás clientes fieles por que no tendrás con que retenerlos.  Centrate en otras cuestiones orientadas a los atributos y/o a los beneficios.

Te dejamos una serie de ideas para saber en qué centrar tu diferenciación:

  • Canal de venta: mejora tu atención al cliente o tu relación con el intermediario con el objetivo de que este venda más.
  • Tiempos de entrega: mira lo que sucedió con Amazon. Entrega en dos días por céntimos de dólar. Esto también es diferenciación.
  • Packaging: Todo lo que rodea y envuelve al producto puede ser un factor que haga que tu producto se destaque, y más si es de consumo masivo.
  • Publicidad: trabaja el branding orientado a la recordación de tu marca y a algún sentimiento. Coca-Cola no tiene una gran diferencia de sabor con Pepsi, pero se gasta 6 veces más en publicidad, y tienen estudiado que esa es la principal causa de sus ingresos.
  • Experiencia: Starbucks no vende café, sino una experiencia integral. Si tienes un local de compra, centrate en todo lo que rodea al cliente. Otro ejemplo son los puntos de venta de Apple.

2- Alta presión tributaria

Según un estudio del Banco Mundial, hay países que pagan más impuestos que utilidades tiene. Si, asi como lo lees. En Argentina para ser más concreto, pagan el 107,5% de tributos de sus utilidades.

Una de las variables macroeconómicas que más se analiza a la hora de ampliar tu cartera de productos, hacer una extensión de línea o simplemente crear tu negocio, es analizar la presión fiscal sobre las empresas. Y es que tus ingresos y tus beneficios brutos pueden ser muy altos, pero cuando el efecto fiscal también lo es, tu ganancia neta se verá reducida de forma brutal. Y claramente es un factor que no permite la inversión, el crecimiento y la ganancia a las organizaciones.

3- Problemas financieros

No son lo mismo los problemas financieros que los problemas económicos. Para ser mas exacto, un problema financiero tiene que ver con cuestiones de cobro y de pagos en un período determinado de tiempo.

Una Pyme (pequeña y mediana empresa) puede tener un patrimonio multimillonario, pero ante determinadas situaciones puede quebrar por falta de liquidez. Y si, suena raro, pero cuando tu flujo de cada da negativo es porque eres insolvente. Es decir, la empresa no puede hacer frente a sus deudas de corto plazo y te genera una quiebra.

4- Poca inversión

Lo que para ti puede resultar los ahorros de toda tu vida, para tu competidor principal no es nada. Y no es por desmerecer, pero hay que entender que hay mercados en lo que es muy difícil competir cuando tu capacidad para invertir es baja o nula.

Ahí es cuando debes analizar la posibilidad de hacer una de estas dos cosas: o invertir mucho más dinero o ir a por un nicho.

Cuando trabajas sobre un nicho es mucho más sencillo dado que hay pocos (o no) competidores directos, sino que existen competidores sustitutivos. En otras palabras, empresas que ofrecen servicios similares que satisfacen la necesidad básica. Pero si vas en profundidad por un nicho puedes abrirte un hueco, aunque tu mercado potencial sea mucho más pequeño. Recuerda, los nichos son ideales cuando tienes poca inversión para hacer (o es menor a la que es capaz de hacer tu competencia).

5- Entrar en guerras de precios

Las guerras de precios NUNCA son buenas para las empresas. Y es que a veces las organizaciones bajan los precios de uno de sus productos o marcas para aumentar su participación de mercado. Hay casos en los que los ingresos son iguales o menores a sus costos, pero ganan en el largo plazo. ¿Cual es el problema? Que eso únicamente lo pueden hacer aquellas empresas que cuenten con una amplia gama de productos o que tengan capacidad financiera para resistir la guerra de precios. Las Pymes no lo podrán sostener mucho tiempo y saldrán perdiendo.

Cuando tu competidor directo entre en una guerra de precios, lo más recomendable es atacar por otro lado. Tu mantén el precio, pero esa reducción que te ahorras utilizala para mejorar tu producto o para invertir más en publicidad. Tu competidor será visto como ‘’gama baja’’ con el paso del tiempo dado que no podrá igualar tus atributos o beneficios entregados.

Deja tus comentarios a continuación